martes, 27 de agosto de 2013

Quitar el pañal, ¿el verano es el mejor momento?


   Estamos ya en verano y la retirada del pañal es un clásico en esta época.

  Controlar los esfínteres es un proceso madurativo, los niños son quienes deberían decidir cuándo quitarse el pañal. Sin embargo, llega el verano en que el niño tiene dos años y todo son presiones. La familia que por qué no se lo quitas, el pediatra que ya tiene dos años y que el pañal ya no hay que llevarlo, las amigas que cómo es que no haces nada y tú que no te ves diciendo eso de “es que quiero que sea él quien se lo quite”.
 Sin embargo es así, o debería ser así. Controlar los esfínteres no es algo que se aprenda a hacer porque los padres quieran.

 Controlar los esfínteres no se aprende porque alguien te lo enseñe. Uno lo aprende porque está preparado para hacerlo. Un niño que está meses haciendo de todo por todas partes porque los adultos se han confabulado para que no lleve ni un pañal más es un niño al que nadie entiende y un niño que bien podría haber estado esos meses con pañal, para luego dejarlo enseguida en el momento en que hubiera sido capaz de controlar.

  Parece más fácil para todos en verano porque el niño o niña puede ir desnudo por casa. Como hace calor, puede hacer pipí en cualquier rincón y caca en cualquier sitio y es una manera perfecta de que vean lo que acaban de hacer. Que conozcan su orina (cuando va al pañal no la ven) y conozcan su caca (los tumbamos boca arriba y les quitamos el pañal sucio, tampoco la conocen). Ese es el primer paso para poco a poco entender que es mejor soltar todo eso en otro lugar que no sea el suelo.
 
 
 
Cómo despertar el interés de los niños por quitarse el pañal:
 
 
Algunos libros que pueden ayudar:
 




 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


jueves, 22 de agosto de 2013

Masaje Shantala


Bebé durante un masaje



 
 
 
 
  El masaje infantil consigue calmar a los niños, fomenta la resistencia de su organismo, que tengan un sueño tranquilo y un desarrollo psíquico positivo. Los masajes son uno de los momentos preferidos de los bebés. Durante el masaje los pequeños sienten una sensación muy agradable porque no se trata sólo del contacto de pieles, sino también de percibir sensaciones a través del oído, el olfato y la visión. Si el masaje forma parte de una rutina diaria, el bebé sabrá, por ejemplo, que después del baño y antes de que le pongan su ropita, alguien (sea la madre o el padre u otra persona) le proporcionará este momento tan esperado. Al oír a su madre extenderse el aceite o la crema por las manos, el bebé ya se sentirá preparado para vivir la agradable experiencia del masaje. En estos breves minutos, el bebé encontrará la paz y disfrutará de un enorme placer. A la mayoría de los bebés les encantan el contacto físico y no es de extrañar que los masajes tengan un efecto tan calmante y relajante para ellos.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

martes, 20 de agosto de 2013

domingo, 4 de agosto de 2013

10 JUEGOS CON AGUA

  1. Globos de agua voladores: llena de agua pequeños globos y deja que tus hijos se los tiren unos a otros. La idea es que el globo no caiga al suelo. También puedes utilizar bates de béisbol y pretender que el globo es la pelota. El globo probablemente se romperá al momento del golpe y el bateador quedará todo mojado. ¡Perfecto juego de verano!
  2. Hielos de colores: en tu bandeja de hielos, mezcla agua y colorantes de comida. Déjalos congelar y úsalos para darle un toque colorido al agua que beben en la cena o para darle color al agua de la piscina de niños. Este juego no es recomendado para niños pequeños.
  3. Deslizador: Compra un rollo de plástico grueso (lo venden en tiendas como Home Depot y valen aproximadamente 30 dolares), déjalo en una superficie blanda (pasto, arena) y llenalo de jabón y agua. Si hay una colina, monte o desnivel puedes usar el plástico como tobogán, y si la superficie es plana, puedes usarlo para jugar y deslizarte. Agrega más jabón y agua cada 20 minutos para mantener el plástico resbaladizo.
  4. Regador de plantas: No necesitas una regadera especial para tus hijos. Puedes llenar cualquier tipo de botella y dejar que ellos la usen para regar las plantas del jardín. Para hacer la tarea un poco más difícil, deja el agua en cubo grande y haz que ellos mismos llenen las botellas con agua y luego rieguen las plantas. Cuando el agua de la botella se termine, pueden volver al cubo y llenarla nuevamente.
  5. Limpiador de juguetes: Busca todos los juguetes de plástico de tus hijos y llena una bañera de bebé con agua. La tarea/juego de los niños es limpiar todos los juguetes uno por uno. Este juego debe estar siempre supervisado por un adulto y es recomendable hacerlo fuera de casa con el fin de disfrutar el agua que cae y moja a los niños.
  6. Agua de un lugar a otro: Busca embudos, ollas, botellas, batidores, coladores y distintos materiales de cocina. Déjalos junto a un cubo con agua en una mesa exterior o en el césped, y sin darles instrucciones, ve cómo los niños mueven el agua de un lugar a otro. Este juego es muy bueno para que los niños aprendan la función de distintos utencilios de cocina y desarrollen la motricidad fina.
  7. Gran hielo con sorpresas: corta la parte superior de una caja de leche y llénala de juguetes pequeños (adecuados para la edad de tus hijos) y agua. Deja todo en el congelador y espera hasta que el agua se haya transformado en hielo. Corta la caja y dale a tu hijo este bloque de sorpresas. Esta actividad mantiene a los niños entretenidos por mucho tiempo, generalmente hasta que el último de sus juguetes ha sido “rescatado”.
  8. Colorea con pintura de hielos: En cada sección de la bandeja de hielos pon una cucharadita de pintura líquida (témpera) y luego agrega agua. Deja que la mezcla se congele y luego utiliza estos cubos de hielo para colorear una hoja.
  9. Carrera con vasos de agua en la cabeza: LLena vasos plásticos con agua y haz que los niños intenten llegar de un lugar a otro sosteniendo los vasos en su cabeza. El primero que llega a la metagana, pero hay que tener cuidado ya que si van muy rápido el vaso se puede caer y mojar al participante.
  10. Esponja mojada: Para este juego se necesitan al menos dos niños, un cubo para cada uno y una esponja. Cada uno debe tener un cubo con agua en el que debe llenar de agua la esponja antes de tirarsela al otro participante. Si la esponja toca el suelo el participante pierde. Lo entretenido de este juego es que aunque las esponjas absorben agua, al ser tirados de un lugar a otro van a salpicar de agua a quien la está recibiendo, haciendo más difícil atraparla y por supuesto mojando a todos.

Advertencia: Por existir peligro de ahogo, todos estos juegos deben ser supervisados por un adulto. Además, recomiendo hacer todas estas actividades al aire libre con el fin de disfrutar la ropa mojada y el agua por todas partes.


JUGAMOS EN LA PISCINA!!!

Llenamos globos de agua...

Los echamos en la piscina...

Elegimos un cubito o un recipiente...

Se da la salida...y a nadar!!!
Hay que coger globos y echarlos en su recipiente.


Quien mas tenga ha ganado!



Jugamos haber quien coge la pelota y a guerras de agua, de pistolas.


Y explotamos globos con el culete, haber quien explota más!