jueves, 28 de noviembre de 2013

MANUALIDADES PARA NAVIDAD








Aquí os dejo unas manualidades de "123 manualidades" que tienen unas ideas geniales!!
 
 
 
 

















miércoles, 20 de noviembre de 2013

martes, 19 de noviembre de 2013

INTRODUCCIÓN DE NUEVOS ALIMENTOS PARA BEBÉS CON ALERGIAS

Los padres pueden ayudar a prevenir las alergias alimentarias

Los padres pueden ayudar a prevenir que sus hijos desarrollen alergias alimentarias siguiendo una serie de pautas y recomendaciones como introducir de uno en uno los alimentos en la dieta de su bebé y esperar a ofrecérselo a la edad recomendada.

En primer lugar, es recomendable alimentar al bebé a demanda con lactancia materna en exclusiva durante los seis primeros meses de vida. Como segunda medida, conviene esperar a que cumplan la edad recomendada para incorporar ciertos alimentos en la dieta de los pequeños e introducir los productos nuevos de uno en uno para observar la reacción del niño tras la digestión de cada uno.

¿Cómo introducir los nuevos alimentos para evitar alergias?


Alergia alimentaria en los bebés

Evitar la leche de vaca y los productos lácteos durante los seis primeros meses de vida del bebé, ayuda a los bebés con riesgo de desarrollar alergias alimentarias. Los suplementos, incluidas las fórmulas a base de leche de vaca, no se deberían incorporar hasta los seis meses de vida. También es importante evitar ofrecer alimentos sólidos al bebé durante los primeros cuatro meses porque aumenta el riesgo de sufrir alergias hasta los 10 años.

Los alimentos deben incorporarse de uno en uno y en pequeñas cantidades. Conviene evitar que los bebés tomen comidas mixtas, como por ejemplo las papillas compuestas por varias frutas o varios tipos de cereales, hasta confirmar que no son alérgicos a ninguno de sus ingredientes. Una vez evaluado el riesgo de alergia a partir de los antecedentes familiares, el niño debería comenzar a consumir alimentos lácteos a los 12 meses de vida y huevos de gallina a partir de los 24 meses, mientras que se debería esperar hasta al menos los 36 meses antes de incluir cacahuetes, nueces, pescados y mariscos.

Alimentos que pueden causar alergia a los bebés

La leche: En niños muy pequeños, la leche es la causa principal de las reacciones alérgicas. Una vez que se confirme la alergia a la leche, todas las leches y los productos lácteos deben ser eliminados de la dieta. No se debe comer ni siquiera en cantidades minúsculas. Si el niño es alérgico a la leche, el médico puede recomendarle que le dé fórmula de hidrolizado de caseína que proveerá la nutrición que se encuentra en la fórmula a base de leche. La fórmula de hidrolizado de caseína contiene proteína, pero que se ha desintegrado de tal manera que es distinta a la proteína de la leche y no es tan probable que cause alguna reacción alérgica.

A los niños que tengan alergia a la leche se les puede dar una fórmula a base de soja, una vez que se haya establecido que no son alérgicos a la soja. Alternativas para los otros elementos nutritivos importantes que se encuentran en la leche son las legumbres, las carnes, las nueces y los granos integrales.

Los huevos. Si se ha confirmado que el niño tiene alergia a los huevos, debe evitar los huevos en todas sus modalidades. Los huevos son una buena fuente de biotina, ácido fólico, ácido pantoteínico, riboflavina, selenio y vitamina B-12. Un problema que puede ocurrir con la dieta de exclusión de los huevos es que se podría ver limitado el uso de productos hechos con granos, ya que muchos de ellos se hacen con huevo. Si elimina tanto los granos como los huevos, el bebé puede no recibir suficiente hierro y vitaminas B.

Las legumbres. Las legumbres son fuentes ricas de proteína vegetal. Esta familia incluye los guisantes, frijoles, lentejas, soja, garbanzos, frijoles rojos pintos y judias. La soja, dentro de las legumbres y los cacachuetes, como frutos secos, son los productos que más alergia producen.

El pescado. A parte de proteínas, el pescado tiene niacina, fósforo, selenio, vitaminas B6 y B12, hierro, magnesio y potasio. Se aconseja a los niños alérgicos a una variedad de pescado que eviten todo tipo de pescado.

El marisco. La reacción alérgica a varios crustáceos o mariscos (camarones, cangrejos, langostas, langostinos, cangrejos de río) y a moluscos (almejas, ostras y vieiras) son comunes en los adultos. Las personas que tienen alergia a alguno de estos alimentos deben tener mucho cuidado al ingerir cualquiera de ellos.

Consejos para los niños con alergia a los alimentos


Una vez que el niño haya tenido una reacción a un alimento, la tendencia natural es eliminar completamente ese alimento de la dieta. Sin embargo, eliminar alimentos sin confirmar que causan reacción puede causar efectos adversos en el desarrollo del niño, tales como bajo peso, o estatura insuficiente para la edad y malestar general. Por tanto, antes de eliminar cualquier alimento de la dieta de tu hijo, habla con tu pediatra para establecer sin la menor duda que hay una alergia alimentaria. Una vez que se confirma la alergia, trabaja con una dietista registrada para eliminar el alimento problemático y proporcionar una alimentación bien equilibrada.
 
guiainfantil.com
 


INTOLERANCIA A LA LACTOSA EN NIÑOS

La intolerancia a la lactosa en los niños y bebés


Causas y tratamiento de la intolerancia a la lactosa. Entrevista a la nutricionista María Luján

La intolerancia a la lactosa afecta al 40 por ciento de la población española, cifra que podría ser aún mayor ya que existe un gran número de intolerantes que no han sido diagnosticados por un profesional cualificado y que en cambio han eliminado de su dieta los productos y derivados lácteos por los problemas gastrointestinales que les provocaba su consumo.

La intolerancia a la lactosa en los niños y bebés es la incapacidad para digerir la lactosa, un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y otros productos lácteos. La dietista y nutricionista María Luján Soler, Licenciada en Nutrición con Máster en Tecnología, Control y Salud Alimentaria y experta en Alergias e Intolerancias Alimentarias, explica cómo afecta la intolerancia a la lactosa a los bebés prematuros y a los niños. Debido a que la lactosa se encuentra en la mayoría de los productos lácteos que son una importante fuente natural de calcio para el crecimiento de los niños, en esta entrevista María Luján Soler ofrece pistas para reconocer la intolerancia a la lactosa a través de los síntomas en niños y bebés.

Cómo afecta la intolerancia a la lactosa de niños y bebés


¿Qué es la intolerancia a la lactosa?
La intolerancia a la lactosa es la incapacidad para digerir la lactosa, un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y otros productos lácteos. Se presenta cuando el intestino delgado no produce suficiente enzima lactasa. Las enzimas le ayudan al cuerpo a absorber los alimentos. El hecho de no tener suficiente lactasa se denomina deficiencia de lactasa. Los cuerpos de los bebés producen esta enzima, de tal forma que pueden digerir la leche, incluyendo la leche materna.

¿Cómo afecta la intolerancia a la lactosa a los prematuros, a los bebés y a los niños?Los bebés prematuros suelen tener un sistema digestivo inmaduro y algunas veces tienen intolerancia a la lactosa. El mejor alimento para el bebé prematuro es la leche materna. Los niños nacidos a término generalmente no muestran signos de esta intolerancia hasta que tienen al menos 3 años de edad. Puede manifestarse en diversos momentos de la vida.

¿Afecta a todos los niños por igual?
En las personas de raza blanca, generalmente comienza a afectar a los niños mayores de 5 años; mientras que en las personas de raza negra, la afección a menudo ya se presenta a los dos años de edad. Se conoce que hay mayor prevalencia de intolerancia a la lactosa en personas de origen asiático y africano, y en los nativos americanos. En los europeos de origen mediterráneo es más habitual encontrar esta intolerancia que en los europeos del norte y occidente.

¿Qué síntomas característicos presentan los niños y bebés con intolerancia a la lactosa?Los síntomas se presentan frecuentemente de 30 minutos a dos horas después de comer o beber productos lácteos y, a menudo, se alivian no ingiriendo estos productos. Las dosis grandes de productos lácteos pueden causar síntomas peores como distensión abdominal, cólicos abdominales, diarrea, gases o flatulencia, náuseas e incluso crecimiento lento o pérdida de peso.

¿Qué se debe hacer cuando se detecta intolerancia a la lactosa en niños y bebés?
Cuando un niño presenta síntomas de intolerancia a la lactosa, se deben retirar de la dieta por unas dos semanas todos los productos lácteos. Esta medida puede ayudar a resolver el problema. Pasado ese tiempo, se puede reintroducir la leche en la dieta en pequeñas cantidades. Cada día, los padres pueden darle al niño mayores cantidades de leche, prestando mucha atención al retorno de los síntomas. Es muy importante mantener el resto de los elementos de la dieta constantes y simples durante este periodo, ya que hay otros alimentos que podrían causar síntomas semejantes. Si los síntomas del niño mejoran durante la dieta sin lácteos y vuelven dentro de 4 horas de haber tomado leche, se considera el diagnóstico de intolerancia a la lactosa.

Intolerancia a la lactosa

¿Qué formas de diagnóstico existen para la intolerancia a la lactosa?
La intolerancia a la lactosa se puede diagnosticar mediante un examen de lactosa en la respiración (examen de hidrógeno en la respiración). La prueba se realiza en el consultorio o en el hospital y dura entre 2 y 3 horas. El niño toma una solución de lactosa en agua y sopla dentro de una bolsa de recolección cada media hora. Las muestras de respiración son analizadas para medir la cantidad de hidrógeno, uno de los gases producidos en el intestino grueso. Se diagnostica intolerancia a la lactosa cuando se detecta un aumento significativo del nivel de hidrógeno en la respiración.

Otras veces, la deficiencia de lactasa se prueba mediante una endoscopia. La prueba se realiza mientras el niño está bajo anestesia o sedación. Un tubo de fibra óptica es introducido por boca hasta el estómago e intestino delgado. Se toma una pequeña muestra de tejido (biopsia) del intestino delgado. Las células en la muestra se analizan para ver si la actividad de la enzima lactasa es normal.

¿Qué novedades existen hoy en el tratamiento de la intolerancia a la lactosa?
Cada vez más se piensa en utilizar a los alimentos funcionales dentro del tratamiento de las intolerancias alimentarias. Los alimentos funcionales son aquellos alimentos, que se consumen como parte de una dieta normal y contienen componentes biológicamente activos, que ofrecen beneficios para la salud y reducen el riesgo de sufrir enfermedades. Entre algunos ejemplos de alimentos funcionales, destacan los alimentos que contienen determinados minerales, vitaminas, ácidos grasos o fibra alimenticia, los alimentos a los que se han añadido sustancias biológicamente activas, como los fitoquímicos u otros antioxidantes, y los probióticos, que tienen cultivos vivos de microorganismos beneficiosos. Streptococcus thermophilus y Lactobacillus delbrueckii subsp. bulgaricus mejoran la digestión de la lactosa y reducen los síntomas de la intolerancia a la lactosa. Esto fue confirmado en una serie de estudios controlados en individuos que consumían yogur con cultivos vivos.

Marisol Nuevo.

guiainfantil.com
 


lunes, 18 de noviembre de 2013

MI BLOG ES DE IMPACTO CERO

 
Me encontré ésta noticia de casualidad por la red, me picó la curiosidad y entré a leerlo....
 
Consiste en una iniciativa de Geniale que consiste en que ellos plantan un árbol para anular la producción de dioxido de carbono que produce tu blog, de esa manera las emisiones quedan anuladas por un tiempo correspondiente...a 50 años!!
 
Su trabajo consiste en transformar los catálogos de papel en catálogos digitales, lo cual sirve para ahorrar papel y para acabar con la deforestación. El objetivo con este proyecto es el de plantar nuevos árboles.
Los catálogos más importantes y conocidos están disponibles ahora también online, como por ejemplo, Lidl,Ikea,Carrefour, y se pueden consultar no sólo en el ordenador sino también a través de aplicaciones para iPhone e iPad .

Los catálogos son muy fáciles de hojear, como puedes comprobar:
Media Markt -> http://www.geniale.es/folleto/media-markt
Mercadona -> http://www.geniale.es/folleto/mercadona
Eroski -> http://www.geniale.es/folleto/eroski
  Según el Dr. Alexander Wissner-Gross, un activista del medio ambiente y físico de Harvard, un sitio web produce un promedio de 0,02 gramos de CO2 por cada visita. Calculando 15.000 visitas de páginas al mes, esto se traduce en 3,6 kg de CO2 al año. Esta producción está principalmente vinculada a la operación de los servidores.

 
...tras esta información no dudé en querer un árbol en nombre de mi blog, espero siga creciendo ésta iniciativa por mucho tiempo.
 
 
Para más información sobre el proyecto y la historia de las plantas visita http://www.iplantatree.org/project/7.
 

miércoles, 13 de noviembre de 2013

PINTANDO EL OTOÑO






Pintamos el otoño y con él las lluvias propias de éste tiempo, así nos ha quedado de chuli...

viernes, 8 de noviembre de 2013


TDAH: Definición

El TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) es un trastorno en el que intervienen tanto factores genéticos como ambientales. El TDAH es un trastorno de conducta que aparece en la infancia, y que se suele empezar a diagnosticar en torno a los 7 años de edad aunque en algunos casos este diagnostico se puede realizar de una manera más precoz. Se manifiesta como un aumento de la actividad física, impulsividad y dificultad para mantener la atención en una actividad durante un periodo de tiempo continuado. Además de esto hay niños en los que se observan a su vez problemas de autoestima debidos a los síntomas propios del TDAH y que los padres no suelen asociar a dicho trastorno. A su vez, el TDAH se puede asociar con frecuencia a otros problemas, y  sus consecuencias se aprecian en distintos ambientes de la vida del niño, no solo el escolar, sino que también afecta en gran medida a las relaciones interpersonales tanto con la familia, como con otros niños y con sus educadores, siendo estas interrelaciones clave en el desarrollo del niño.
 

Síntomas del TDAH

 

Es posible que todos nosotros presentemos en algún momento síntomas similares a los del TDAH, sin que tenga mayor importancia ni quiera decir que deba ser diagnosticado. Los especialistas sólo diagnostican a un paciente de TDAH cuando son muchos los síntomas de TDAH, estos se presentan frecuentemente, aparecen en distintos ambientes (es decir, no sólo en casa o sólo en el colegio) y no son pasajeros, sino que se vienen arrastrando desde la primera infancia aunque haya alguna excepción en la que se tarde más en detectar. Además, es necesario que estos síntomas de TDAH causen de manera evidente problemas en el funcionamiento social, académico u ocupacional.
Síntomas de TDAH con hiperactividad-impulsividad:
• Presenta inquietud, el niño se mueve en el asiento y les cuesta estar en clase en su pupitre
• Se levanta cuando debería estar sentado
• Corre y salta en situaciones inapropiadas especialmente en lugares en los que debe esperar
 Tiene dificultad para jugar tranquilamente
• Excitado a menudo, "como una moto"
• Habla excesivamente y también lo hace en situaciones que no debe
• Responde antes de que finalice la pregunta
• Tiene dificultad para guardar el turno en actividades de grupo
• Interrumpe a otros en los juegos, conversaciones, etc

Síntomas de TDAH con falta de atención:
• No atiende a los detalles, comete errores
• tiene dificultad para mantener la atención en las actividades que está realizando
• Parece que no escucha “ensimismamiento”
• No sigue instrucciones, no termina las tareas
• Tiene dificultad para organizarse
• Evita tareas que requieren esfuerzo de concentración continuado
• Olvida y pierde cosas necesarias para su actividad
 Se distrae fácilmente con estímulos externos
• 
Se olvida de las tareas diarias
Además debemos de tener en cuenta que se pueden presentar síntomas de TDAH combinado, es decir, de hiperactividad-impulsividad y de falta de atención. En resumen, los síntomas de TDAH tienen que ser múltiples, en diversos ámbitos y que supongan una pérdida de funcionalidad de la persona para que se pueda realizar un diagnóstico de TDAH.
 

MORDISCOS Y ARAÑAZOS EN LA GUARDERÍA


Dicen los educadores de las escuelas infantiles que el grupo de niños de uno a dos años es uno de los más estresantes porque, aunque estén con cien ojos vigilándoles, los mordiscos se repiten a diario. Aunque la atención sea exquisita, es inevitable que se produzca el mordisco, el tirón de pelos o el arañazo. ¿Por qué se comportan así a esta edad?

Por sobreprotección
Una de las consecuencias del exceso de protección es la baja tolerancia a la frustración.
Un niño de dieciocho meses a quien en casa le dan todo lo que quiere ipso facto piensa que siempre va a ser así. ¿Por qué tendría que ser diferente en la escuela?
Pero en clase, muchas veces otro niño está tomando el zumo que este quiere. Como no le van a dejar que se lo quite, lo más seguro es que coja una rabieta de escándalo y que, si aun así ve frustrados sus deseos, le dé un buen tirón de pelos al compañero para lograr su objetivo. Nunca le han negado nada, no conoce el significado de la palabra "no" y es muy difícil entenderlo, de repente, cuando se tienen casi dos años.


Por exceso de emoción, alegría o cariño

Muchas veces lo que acaba pareciendo una agresión no deja de ser un acto de cariño..., aunque un poco exagerado, eso sí.
A los críos les encanta tocarse, darse besos (es muy placentero poner la boca en la cara o en el cuerpo de otro niño), se ponen nerviosos y simplemente se «pasan» con los cariñitos. A esta edad aún no tienen control emocional; no son capaces de canalizar las emociones intensas, se ponen nerviosos y, ¡mordisco al canto!


Por ausencia de lenguaje oral

Los niños de estas edades aún no saben hablar y no pueden utilizar la palabra para resolver sus conflictos.
Al no dominar la comunicación verbal, sus formas de mostrar rechazo, frustración, deseo o necesidad son un tanto aparatosas. Su agresividad es, simplemente, una manera de decir qué quieren o qué no quieren, su modo de hacerse entender y de resolver los problemas.


Por problemas con la dentición

Que acaben de salirles los dientes es motivo más que suficiente para morder, con desesperación, todo lo que tienen cerca.
Lo malo es si lo que pillan es el bracito de un compañero. También influye en este comportamiento que se les quite el chupete; les produce mucho desasosiego: el chupete es como un bálsamo para el ánimo de nuestros pequeños.


Por costumbre

¿A que es gracioso cuando un bebé de seis o siete meses nos tira del pelo? Mamás, tíos y abuelos les reímos la gracia...
"Pero..., ¿has visto qué fuerza tiene? ¡Si hasta me ha hecho daño!" Incluso agachamos nuestra cabeza para que el angelito lo tenga más fácil y acceda sin dificultad a nuestro mechón de pelo o a nuestra oreja. Pero si no vamos moldeando, poco a poco y con mucho cariño, estos comportamientos, no entenderán por qué, al llegar a los 18 meses, no solo no nos hace gracia el tirón de pelo o el mordisco, sino que encima se llevan una bronca.


Por pensamiento egocéntrico

A esta edad los niños están en un momento evolutivo conocido como el del pensamiento egocéntrico. Y ¿qué quiere decir esto? Pues, entre otras muchas cosas, que son incapaces de ponerse en la piel de los otros. Si yo quiero ese osito, lo quiero ahora y no me preocupa que lo tengas tú; no puedo comprender que tú también lo quieras. Lo quiero y te lo quito y, si te resistes, te muerdo. Además, después tampoco pueden entender por qué llora el mordido.
Los niños de uno a dos años no son capaces de compartir. No es que sean egoístas, es que aún no saben hacerlo.


¿Cómo corregir su comportamiento?

Se entiende que estas conductas agresivas están dentro de lo normal a esta edad, pero es necesario encauzarlas hacia otras formas de relación más adecuadas.
La clave está en corregir estos comportamientos con constancia pero sin dureza, evitando en todo momento ofrecerles modelos agresivos: la solución no es enseñarle a que muerda al que ha sido mordido.


¿Cómo deben actuar sus cuidadores en la escuela infantil?

  • Ante un incidente de este tipo (mordisco, golpe, arañazo) lo primero es atender al niño que ha sido agredido, calmarle y ofrecerle seguridad.
  • Hay que hacerle entender al que ha provocado el altercado que lo que ha hecho no está bien, que actuando así hace daño a su compañero y que no debe repetirlo.
  • Hay que evitar etiquetar a los pequeños como malos, pegones o trastos. Los niños no son malos, lo que está mal es su acción y así hay que hacérselo ver. Ponerles etiquetas solo va a llevar a que se identifiquen con el papel y a reforzar ese comportamiento.
  • Si el comportamiento agresivo es muy recurrente, convendrá apartarle de la situación y retirarle un ratito, muy breve, al rincón de la tranquilidad para que se relaje y, cuando vuelva al grupo, pueda seguir la actividad con total normalidad.
  • Cuanto más claras estén las normas y los límites en el aula, antes los interiorizarán y podrán ir desarrollando progresivamente habilidades sociales alternativas a la agresión para resolver sus conflictos.

Por: Alicia Herranz, psicopedagoga.
SerPadres.es

 

martes, 5 de noviembre de 2013

LOS JUEGOS ENCAJABLES

 
 Dicen que para acertar una vez, anteriormente tendremos que fallar cientos de veces. Y es que en el juego, al igual que en la vida, el bebé se encuentra con multitud de retos que hacen que se supere día a día.
 
El bebé jugando experimenta y saca sus conclusiones, logra sus propios éxitos y comente sus propios errores. Los juegos encajables forman parte de este aprendizaje y son la mejor opción para los bebés alrededor del primer año. Si vuestro hijo está cerca de su primer cumpleaños, habréis observado que comienza a coger la cucharilla del café e intenta introducirla en la taza o que su juguete favorito termina todos los días metido en el plato de la comida. Y esto es así porque está descubriendo que puede hacerlo, que puede actuar sobre los objetos que le rodean y porque comienza a comprender, aún de forma muy rudimentaria, el orden de las cosas.
 
Seguramente la imitación es el mejor vehículo que tiene el bebé para saber qué pieza va en qué lugar, pero también observaréis que aunque vosotros le indiquéis cómo hacerlo, él creará su propia versión llegando incluso a enfadarse o a abandonar el juego si no le dejáis jugar libremente y a su manera. Recordad que lo importante es que el bebé se divierta, no importa cuáles sean las instrucciones del juego. De hecho es fantástico que invente nuevas formas de jugar, así estará fomentando la creatividad y la resolución de pequeños problemas.
Según vaya creciendo y mediante el ensayo y error, el bebé aprenderá a reconocer dos colores iguales, las diferentes formas que existen, la multitud de texturas que podemos sentir con nuestras manos y comenzará a comprender los conceptos de tamaño y volumen. La habilidad y coordinación de sus manos se hará cada vez más precisa, conseguirá identificar claramente qué pieza va en cada lugar y será capaz de materializar su pensamiento introduciendo la pieza en el lugar correcto. No olvidéis festejar cada avance, ya que vuestro apoyo será un gran baño de autoestima para seguir creciendo y aprendiendo.
Tened en cuenta que llegar hasta aquí es un inmenso logro para el bebé, que no solo ha conseguido el fin del juego afinando coordinación y habilidad manual, sino que, para ello, ha puesto en funcionamiento capacidades fundamentales para su futuro como son la atención, la paciencia y la perseverancia tan importantes y necesarias para cualquier objetivo que quiera alcanzar en la vida. las cosas.
 
 
http://www.lapuertapequena.com/aprender-jugando/juegos-encajables-mas-que-habilidad-manual-y-coordinacion