lunes, 30 de diciembre de 2013

CALENDARIOS 2014




PREPARA TU FIESTA MINIONS!!



















DIBUJOS PARA COLOREAR DE ENERO Y REYES MAGOS

 


 


 



IMÁGENES PARA COLOREAR PARA DESPEDIR EL AÑO







UNA NOCHE VIEJA ESPECIAL CON NIÑOS

Convierte la última noche del año en una noche especial y divertida para toda la familia, niños incluidos. Te damos algunas ideas para despedir el año 2013 de forma muy divertida y sin gastarte mucho dinero:

Para empezar el año con buen pie nada mejor que organizar una buena fiesta en familia. Si tenéis amigos que tengan hijos de la edad de los vuestros sería una idea estupenda juntaros todos en una casa y celebrar la llegada del año, así, tanto mayores como niños disfrutarán de la velada con sus amigos.

Para ambientar la noche podéis elegir un tema y todos los miembros de la familia- papás incluidos- tenéis que disfrazaros. Por ejemplo, podéis organizar una nochevieja intercultural.
Cada uno elige de qué cultura quiere disfrazarse. También podéis elegir algún dibujo animado. Cualquier tema es bueno para sacar el baúl de los disfraces.

Una propuesta muy divertida para hacer en familia es que cada miembro de la familia se disfrace de otro de la familia y ¡hay que adivinar quién es quién! Seguro que a los niños les encantará ponerse la ropa de los mayores e ¡imitarlos!
 
¡A cocinar!

Implicarse en la preparación de la fiesta es bueno para que todos colaboren pero también para que todo sea más divertido. Cada uno puede encargarse de preparar un plato diferente, según la edad de cada niño puede ser más elaborado o menos y necesitará más o menos ayuda.

Por ejemplo, los niños mayores, a partir de 8 años, pueden hacer ellos mismos una ensalada buenísima. Dales los ingredientes necesarios (lechuga, tomate, maíz, taquitos de queso, atún y huevo duro). Ellos se pueden encargar de partirlo todo y mezclarlo y luego aliñarlo con una salsa. También podéis preparar canapés untando queso, paté o sobrasada.

Preparar la mesa de una forma especial también ayudará a que la noche esté más ambientada. Comprad un mantel de papel y un centro de mesa navideño que podéis hacer vosotros mismos. Y, por supuesto, en el menú no puede faltar el zumo de uva, para que los niños brinden con los mayores por el nuevo año.

Juegos para la nochevieja

Preparad una caja de zapatos forrada con papel bonito. Antes de empezar a cenar cada uno de la familia escribirá su propósito para el año nuevo y, al acabar de cenar, se leerán en voz alta. Luego, haced el propósito de que, durante 2012, toda la familia ayudará a cada uno a cumplir su propósito para el año nuevo.

Tradiciones en todo el mundo

En España la tradición consiste en comerse doce uvas, una con cada campanada de medianoche, para entrar en el año nuevo con buen pie. Esa tradición se remonta a principios de siglo XX, cuando los productores de uva de Alicante, para dar salida al exceso de uva que habían cocechado, empezaron a implantar la costumbre.

En Italia, el día 1 de Enero las familias se reúnen y comen el plato tradicional de año nuevo: las lentejas, como símbolo de prosperidad, con cotechino, una salchicha típica de Italia.

En Holanda la tradición dice que el menú de nochevieja son las albóndigas y las rodajas de manzana frita. Muchos holandeses celebran la llegada el año nuevo bañándose en las heladas playas de holanda para luego entrar en calor con un cholate bien calentito.

El Alemania el momento mágico de la nochevieja está en la puerta de Brandemburgo, desde donde se puede observar un impresionante castillo de fuegos artificiales.

En Escocia la costumbre en nochevieja es visitar a amigos y familiares y llevarles un regalo simbólico como un terrón de carbón, bizcocho o whisky, para llevarles buena suerte. A medianoche se disparan los cañones del castillo de Edimburgo, y un castillo de fuegos artificiales.

En Dinamarca existe la tradición de romper la vajilla vieja tirándola contra el suelo y en muchos lugares de américa latina queman muebles viejos como símbolo se rotura con las cosas negativas del pasado y para empezar el año con buen pie.

En Japón, primer lugar del mundo en empezar el año, muchos japoneses optan por quedarse despiertos para ver el primer rayo de sol.

viernes, 27 de diciembre de 2013

TRUCOS PARA EVITAR RESFRIADOS EN NIÑOS Y BEBÉS


CONSEJOS PARA EVITAR EL CONTAGIO DE RESFRIADOS ENTRE LOS NIÑOS.
 

Trucos para evitar resfriados en niños y bebés


Los virus de los resfriados se contagian rápidamente entre niños y bebés, ya que se transmiten fácilmente por contacto, es decir, a través de las manos, y de manera oral cuando tosen o estornudan. Además, aprovechan el enfriamiento de las mucosas cuando hace frío para entrar en el organismo a través de las fosas nasales. Conocer cuáles son los trucos para evitar resfriados en niños y bebés puede evitar a los niños entre 3 semanas y 2 meses de malestar por resfriados al año.
 

La evolución de los resfriados en los niños

 
El resfriado es una afección del aparato respiratorio causada por un virus. Generalmente, afecta a las vías altas. Esta enfermedad es una de las más habituales en los niños, sobre todo, en los meses de frío: aproximadamente los niños se resfrían entre tres y ocho veces cada año. La duración de cada resfriado suele ser aproximadamente de una semana, lo que nos lleva a pensar que un bebé o un niño puede estar resfriado de tres semanas a unos dos meses al año.
No obstante, aunque la mayoría de los resfriados son víricos, en ocasiones, pueden complicarse si alguna bacteria oportunista aprovecha la bajada de defensas que se produce cuando el organismo está luchando contra el virus invasor del resfriado. Las complicaciones más habituales de los resfriados en los bebés son la bronquiolitis y la neumonía, y en los niños las bronquitis y las neumonías.
 

¿Cómo evitar que los niños se resfríen?

 
Nada mejor que prevenir para evitar que los niños se resfrién. El equipo médico del hospital Nisa Pardo de Aravaca, en Madrid, acaba de lanzar una serie de consejos y recomendaciones que van a evitar que los niños se resfrien tan a menudo:
1. Beber abundante líquido.
2. Evitar los cambios bruscos de temperatura.
3. Mantener las manos limpias.
4. Ventilar los espacios cerrados.
5. Cuidar la alimentación e introducir alimentos que contengan vitamina C (como naranjas, limones o kiwis).
6. Mantener los pies calientes.
7. Conseguir un ambiente húmedo; si es necesario, usar un humidificador.
8. Lavar los juguetes.
9. Enseñar al niño a estornudar tapándose la boca, para evitar contagios.
10. Pasar tiempo al aire libre para evitar la concentración de virus.
En caso de complicación, siempre es necesario acudir al pediatra.
 
Marisol Nuevo.
 
Fuente consultada:
 
guiainfantil.com

SIETE RAZONES POR LAS QUE LLORAN LOS BEBÉS Y CONSEJOS

 
Los bebés lloran. No hay manera de evitarlo; es una de las pocas formas que tienen de comunicarse. Dado que tu bebé no puede expresarse con palabras, tal vez te preocupes y te preguntes: "¿Cómo puedo saber lo que quiere?". Puede resultarte difícil al comienzo, pero gran parte de la crianza de los hijos se basa en probar y equivocarse, y pronto aprenderás a adivinar sus necesidades, leer sus señales de aviso y secar sus lágrimas. Incluimos las razones más comunes por las que lloran los bebés. Si tu pequeño está llorando, consulta la siguiente lista y seguramente encontrarás algo que lo alivie.

( Escrito por el equipo editorial de BabyCenter )

  • ¿Cómo puedo saber por qué está llorando mi bebé?

Tiene hambre

Una vez que aprendas a reconocer las señales de que tu bebé tiene hambre — está inquieto, hace ruidos y busca tus pechos si lo alzas — lograrás darle de comer antes de que comience a llorar. Hasta entonces, comprobar si tiene hambre es lo primero que debes hacer cuando llore. Darle de comer podría no calmarlo de inmediato pero déjalo que coma si es que tiene ganas. Dejará de llorar una vez que su estómago esté lleno.

Necesita que le cambies el pañal

Algunos bebés hacen notar de inmediato cuando necesitan que les cambien el pañal. Otros no se sienten molestos cuando su pañal está sucio; les resulta cálido y confortable. (Los padres se suelen sorprender cuando alzan a su bebé y se dan cuenta de que ha estado con el pañal sucio sin quejarse.) De cualquier forma, esto es fácil de observar y sencillo de solucionar.

Tiene demasiado frío o demasiado calor

A los recién nacidos les gusta estar abrigados y calentitos. (Como regla general, necesitan tener una prenda de abrigo más que tú necesitas para sentirte cómoda.) Por eso cuando tu bebé sienta frío, por ejemplo, cuando le quites la ropa para cambiarlo, te expresará a través del llanto que se siente incómodo. Aprenderás cómo cambiarle rápido los pañales y volver a vestirlo. Ten cuidado de no abrigarlo en exceso, ya que es menos probable que se queje de tener demasiado calor que de tener demasiado frío y tampoco llorará de manera tan enérgica.

Quiere que lo tengas en brazos

Los bebés necesitan muchos cariños. Les gusta ver las caras de sus padres, escuchar sus voces y sentir sus latidos, y pueden incluso detectar su olor particular (¡especialmente el de la leche de mamá!). Después de darles de comer, hacerlos eructar y cambiarles el pañal, muchos bebés necesitan tan sólo que los alcen. Quizás te preguntes si lo estás "malcriando" teniéndolo en tus brazos tanto tiempo, pero durante los primeros meses de vida es totalmente aceptable. Los bebés suelen diferenciarse mucho en el tiempo que desean estar en brazos. Algunos exigen mucha atención mientras otros pueden pasarse largos periodos de tiempo entreteniéndose solos. Si a tu bebé le gusta que le presten atención, álzalo, llévalo en una mochila delantera portabebés o en un rebozo o tenlo a tu lado.

No puede más de cansancio

Si bien por lo general los recién nacidos necesitan mucha atención, puede fácilmente ocurrir que reciban demasiados estímulos y tengan una crisis. Tal vez notes que tu bebé llora más de lo habitual después de pasar unas vacaciones con muchos miembros de la familia que lo mimaron, o tiene periodos al final del día en los que parece llorar sin ningún motivo. Los recién nacidos tienen dificultad para procesar toda la estimulación que reciben — las luces, el ruido, el ser pasado de mano en mano — y pueden sentirse abrumados cuando hay demasiada actividad. El llanto es su forma de expresar que "ya ha sido suficiente por hoy". Esto por lo general sucede cuando tu bebé está cansado. Llévalo a algún lugar tranquilo, consuélalo miesntras se desahoga por un rato y luego intenta hacerlo dormir.

No se siente bien

Si acabas de alimentar a tu bebé y de cerciorarte de que está cómodo (puede que esté incómodo por algo tan ínfimo como un cabello enredado en el dedo del pie o por una etiqueta de la ropa que lo esté molestando) pero todavía sigue llorando, procede a tomarle la temperatura para estar segura de que no está enfermo. El llanto de un bebé enfermo suele diferenciarse del llanto de un bebé que tiene hambre o no puede hacerse entender, y pronto aprenderás a diferenciar cuándo el llanto de tu bebé "no suena bien" y necesita que lo lleves al médico.

Nada de lo mencionado arriba

Algunas veces es posible que no puedas entender qué le está ocurriendo a tu bebé. Muchos recién nacidos atraviesan periodos de nerviosismo durante los cuales no logran calmarse fácilmente. Estos periodos pueden durar desde unos minutos de llanto hasta transformarse en un auténtico cólico. Cólico es el término que se utiliza para explicar el llanto inconsolable de un bebé durante por lo menos tres horas durante el día y como mínimo tres días a la semana. Aun si tu bebé no llorase durante todo este tiempo, estos episodios pueden ser difíciles para ti. Cuando nada te dé resultado, prueba con los siguientes consejos prácticos.
  • No puedo entender por qué está llorando. ¿Qué debería hacer?

Envuélvelo y acurrúcalo

A los recién nacidos les gusta sentirse tan abrigados y protegidos como lo estaban en el útero, por eso intenta envolver a tu bebé con una cobijita, tenerlo junto a ti en la mochila delantera o sostenerlo contra tu hombro. Pero ten presente que algunos bebés sienten que sus movimientos se vuelven muy restringidos cuando los envuelves o alzas y responden mejor a otras maneras de calmarlo, tales como un movimiento rítmico o un chupón (chupete).

Deja que escuche sonidos rítmicos

Los bebés están acostumbrados al sonido de los latidos del corazón de la madre; por eso a tu pequeño le encanta que lo pongas contra tu pecho. También puedes hacerlo escuchar música suave, cantarle una canción de cuna o incluso ponerlo cerca del sonido rítmico de un ventilador eléctrico o el ruido de fondo de una aspiradora.

Ponlo en movimiento

Algunas veces el simple movimiento de llevar a tu bebé de un sitio a otro será suficiente para calmarlo. Otras veces, puede ser útil que lo muevas acompasadamente en una mecedora o un columpio, lo coloques en su sillita vibradora o lo pongas en su sillita para el auto encima de la secadora mientras esté encendida (las vibraciones de la secadora pueden hacer que su asiento se mueva lo suficiente como para caerse, por eso, ¡asegúrate de permanecer a su lado mientras lo estés haciendo!). También podrías sacarlo a dar vueltas en su carreola (cochecito), o llevarlo a dar un paseo en auto.

Dale masajes

A la mayoría de los bebés les encanta que los toquen, de manera que un masaje podría ser lo que tu bebé necesita para calmarse. No te preocupes si no conoces los movimientos perfectos; mientras que sean suaves y lentos, deberían reconfortarlo. Además, trata de frotarle la espalda o su pancita. Esto lo aliviará si es que está teniendo dolores producidos por gases; éste suele ser el problema en algunos bebés con cólicos.

Déjalo succionar algo

Incluso cuando no tenga hambre, succionar algo puede hacer estabilizar el ritmo cardiaco de un bebé, relajar su estómago y calmar sus agitados brazos y piernas. Ofrécele un chupón o un dedo para que chupe y déjalo que se tranquilice.

Cuídate tú misma

Si bien nunca se murió un bebé de tanto llorar, una criatura que llora puede resultar muy estresante para los nuevos padres. Estás permanentemente privada de dormir y tal vez ya tengas inseguridades acerca de cómo cuidar a este bebé. Las mamás deben lidiar con una mezcla de emociones a causa de los cambios hormonales que están atravesando. El papá quizás no esté seguro del rol que debería cumplir para cuidar al recién nacido o de si alguna vez recuperará la atención de la mamá nuevamente. Si a este escenario se añade un bebé llorando, es normal que muchos padres se sientan abrumados o frustrados.

 Si las necesidades de tu bebé ya han sido satisfechas y has tratado de calmarlo pero todavía sigue llorando, es momento de que te ocupes de ti misma para que no te exasperes demasiado:
• Pon a tu bebé en un lugar seguro, como su cuna, y déjalo llorar unos minutos.
• Llama a una amiga o familiar y pídele consejo.
• Tómate un tiempo de descanso y pídele a alguien que lo cuide un rato.
• Escucha música tranquila para distraerte.
• Respira hondo varias veces.
• Recuerda que no le pasa nada a tu bebé y que llorar no le hará daño; tal vez simplemente necesite desahogarse.
• Repítete a ti misma: " Esta fase pasará pronto".
• Hagas lo que hagas, no transmitas tu frustración al bebé sacudiéndolo.
Afortunadamente, los bebés (y sus papás) son fuertes y de algún modo logran superar incluso los episodios de llanto más difíciles. No te desanimes y piensa que cuando tu bebé tenga entre 8 y 12 semanas, podrá calmarse más fácilmente y gran parte del llanto cesará.


Enlaces relacionados:

Crea un calendario personalizado para tu bebé, que te ofrecerá consejos e información todos los días, y un hermoso recuerdo de su primer año de vida
Qué es el cólico y cómo calmar a tu bebé si padece cólico
¡Vamos a jugar! Aprende un juego nuevo todas las semanas que estimulará el desarrollo de tu bebé
Habla con otras mamás para saber qué hacen ellas cuando su bebé llora o está inquieto